Cómo elegir un nuevo calentador de agua

Cómo elegir un nuevo calentador de agua

Estamos en pleno invierno, hace mucho frío afuera, y buscas consuelo en los confines muy calientes de tu ducha matutina. Con las luces apagadas, el agua golpea tu cara y rueda sobre tus hombros. Tus músculos se relajan uno por uno a medida que la calidez del agua baja por tus piernas hasta tus pies fríos e inquietos. Enjabonado con jabón y champú, te desplomas contra el cálido azulejo, con los ojos cerrados. Consideras volver a dormirte de pie cuando sucede: una ráfaga repentina de agua helada golpea tu pecho como lluvia ácida. Bajas el agua fría a cero sin ningún resultado. La temperatura del agua se ha vuelto en tu contra, rechazando el calor en una obstinada muestra de determinación. La cruel realidad te golpea: tu calentador de agua acaba de comprar la granja.

Una visita a su gran tienda local de mejoras para el hogar es abrumadora, por decir lo menos. Te enfrentas a demasiadas marcas y demasiados tamaños para elegir. Las diferentes fuentes de combustible y clasificaciones de energía lo confunden. ¿Y qué pasa con estos calentadores que ni siquiera tienen tanque? ¿Cómo demonios pueden satisfacer sus necesidades? Desafortunadamente, su empleado de mejoras para el hogar no le ayuda en nada; tendrá que resolver esto por su cuenta.

No temas, consumidor: tus amigos de confianza en HowStuffWorks están aquí para ayudarte. En este artículo, lo guiaremos a través de todo lo que necesita saber sobre la compra de un nuevo calentador de agua. De gas a electricidad, sin tanque a convencional, lo presentaremos en términos simples para que pueda vivir para ducharse nuevamente.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *