Cómo funcionan los Kegeradores | Como funcionan las cosas

Cómo funcionan los Kegeradores |  Como funcionan las cosas

Los sistemas Kegerator no son peligrosos en general, pero debido a que usan gas presurizado, deben manejarse con cuidado. Como regla general, todos los botes de dióxido de carbono deben mantenerse en posición vertical una vez llenos. El dióxido de carbono no se envía, por lo que los recipientes deben llenarse localmente. Esto se puede hacer en muchos lugares, incluidas las tiendas de paintball o las tiendas de soldadura.

Reemplazar el barril también consta de varias medidas de seguridad importantes. En primer lugar, la válvula de admisión del recipiente de dióxido de carbono debe cerrarse antes de que pueda desconectarse. Una vez que se ha liberado toda la presión, se puede sacar y reemplazar el barril. Aunque es poco probable que sufra lesiones importantes, una habitación llena de unas pocas libras de dióxido de carbono puede enfermarlo y marearlo. También es importante recordar que los barriles pueden pesar hasta 160 libras (72 kilogramos) cuando están llenos, por lo que es posible que desee tener un amigo cerca cuando reemplace uno vacío. [source: Micromatic].

Para tener siempre un gran vaso de cerveza, el Kegerator requiere un mantenimiento regular. Esto significa que debe limpiar la línea que va desde el barril hasta el grifo además del grifo cada vez que cambie el barril. Esto generalmente se hace con un limpiador de línea especial para garantizar que la tubería esté completamente limpia de todos los elementos. Asegúrese de no usar agua muy caliente, ya que podría alterar la forma de las líneas de cerveza y provocar un vertido defectuoso. Una vez que haya terminado de limpiar y haya enjuagado completamente el sistema con agua limpia y fría, también es importante pasar unos cuantos vasos de cerveza por el sistema antes de beber, solo para asegurarse de que todas las líneas se hayan vaciado de la solución de limpieza.

El mantenimiento adecuado conduce no solo a una cerveza de mejor sabor, sino también a una más duradera. La limpieza del sistema ayuda a evitar la entrada de bacterias dañinas, que estropearían la cerveza. Mantener la presión y mantener cerrado el sistema de dióxido de carbono impide la entrada de oxígeno, lo que también podría arruinar la cerveza.

Sin embargo, tener su propio kegerator no requiere solo trabajo y mantenimiento, también tiene un precio. Siga leyendo para averiguar cuánto costará un kegerator y si valdrá la pena.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *